Arte Urbano, un Museo en la Calle

Considerar al “arte urbano” como “arte” es un tema que sigue dividiendo opiniones.

Si ponemos atención al concepto universal de arte, entenderemos que es cualquier actividad o producto realizado con una finalidad estética y también comunicativa, mediante la cual se expresan ideas, emociones y, en general, una visión del mundo a través de diversos recursos.

Por naturaleza, el arte urbano o street art tiende a ser disidente, rebelde y opuesto a posturas capitalistas y de grandes corporaciones.

Quizá por su cuasi esencia “libertina o su espíritu “contestatario” es que no suele considerársele arte ni en la amplia extensión de la palabra. Además, en repetidas ocasiones este arte se crea al margen de la ley, lo que le propina un disgusto a la parte de la sociedad que se incomoda con cualquier tipo de expresión artística urbana.

Sin embargo, en la última década su presencia en las calles de las principales ciudades del mundo (Londres, Nueva York, Madrid, CDMX y Sao Paulo) han logrado que vaya ganando admiradores y terrenos, y que se le juzgue menos y se le aprecie más.

Arte Urbano, algo más que graffiti

Hay que aclarar que el arte urbano no se puede limitar solo a la expresión artística y callejera del mundo del graffiti, aunque existan algunos de ellos que podrían ser piezas de museo.

La finalidad del arte urbano, que pasa a formar parte de su esencia misma, es intervenir un bloque de cemento, un edificio abandonado o las bardas de una vieja estación de tren para transmitir un mensaje puntual con la fuerza de los trazos, figuras y colores más llamativos. Mensajes políticos, religiosos, sociales, culturales, raciales y un sinfín de temáticas que hoy por hoy están dando vueltas en el ojo del huracán.

Presentar la vida tal y como es, con todos su prejuicios y reírse de ella removiendo de paso la conciencia social es una de las intenciones “más finas” del arte callejero.

Otro de sus objetivos, quizá el que más fuerza va tomando estos últimos años, es provocar un cambio de la apariencia de las ciudades. Esto hace mucho más divertido e interesante al arte urbano, pues con aerosoles, imaginación y dominio maestro de la técnica logran embellecer sitios grises y monótonos olvidados por la mano del hombre.

¿Quién es Bansky?

Como pionero de todo este movimiento del street art, el artista inglés Bansky que sigue manteniéndose en la clandestinidad, es quizá el principal exponente del arte urbano y quizá su precursor.

Su obra sigue plasmándose en los lienzos de concreto alrededor del mundo sin que nadie conozca la cara de este célebre personaje que domina los aerosoles y otras técnicas mixtas con mano maestra.

La adaptación de un espacio físico para plasmar un mensaje social ha sido el mayor reto que Bansky se ha interpuesto y que muchos de sus discípulos han copiado.

El artista callejero que logra usar las formas de un objeto para incrustar en él su pieza creativa con toda su imaginación ha alcanzado a dominar la técnica y logrará así impresionar a los transeúntes.

Quizá con el pasar del tiempo, el arte urbano llegue a ser más aceptado y mejor visto por los círculos sociales que hoy por hoy dominan el tema del arte a nivel mundial. Quizá dentro de poco veamos obras de Bansky, Obey, Dolk y Blek le Rat los más grandes exponentes del arte callejero en importantes museos del mundo.

En el mundo del arte, todo depende del cristal con que la obra se mire, ¿o no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *